The Blog

Mi mujer es asperger

i Feb 17th 10 Comments by

Hay que partir de la base de que yo no noté nada inusual en mi mujer y creo que para el resto de personas de nuestro entorno era y es una persona completamente normal. Sólo hubo un hecho que me hizo pensar en que algo había cambiado en mi percepción, pero lo achaqué a una supuesta depresión. A continuación voy a relatar esta experiencia vista desde mis ojos:

Conocí a mi mujer en mi puesto de trabajo. Yo trabajaba de vigilante de seguridad en el Museo  del Ferrocarril y Carmen era la subdirectora. A simple vista parece el guión de una película X pero nada más lejos de la realidad; recuerdo esa etapa como una de las mas felices de mi vida ya que la consideraba un buen superior, porque yo estaba acostumbrado a recibir órdenes concretas por mi paso por el ejército y me gustaba su manera de darme instrucciones ya que eran siempre muy concretas y directas, no como antiguos jefes míos que nunca te decían nada claro ya que sus instrucciones eran siempre muy ambiguas. Parece que esto del lenguaje directo es una característica asperger, pero yo no lo sabía, y si lo hubiera sabido, me habría parecido algo positivo. Laboralmente,  como digo, teníamos una buena relación que fue alimentando una buena amistad y acabé de pasar de empleado a novio y luego a marido y fue donde tome la determinación de dejar mi cómodo trabajo de Vigilante de un Museo de elefantes a volver al frío de las vías del tren… Era lo ético, y a los dos nos pareció bien.

Recuerdo que un día me llamo y me dijo: nos casamos; no te lo voy a pedir mas veces. Y acepté. En ningún momento meditamos nada en nuestra relación; éramos como dos locos adolescentes dentro de dos cuerpos de adultos.

Como digo, nunca vi nada anormal en nuestra relación y no me importaba en absoluto las opiniones de la gente ya que siempre he hecho lo que me ha venido en gana. Las opiniones típicas de » es muy mayor» » tiene dos hijos» etc… me daban igual, ya que para mi lo importante era que nos queríamos y queríamos estar juntos…

Los problemas nos sobrevinieron cuando Carmen empezó a sufrir un acoso por parte de un superior suyo y un grupo reducido de compañeras de trabajo; unas por envidia de su buen hacer y su profesionalidad y otro por no doblegarse a su voluntad ya que pretendían que acatara y participara en cosas que contradecían su ética personal. A tanto llego la cosa que una buena mañana de miércoles la pusieron en la calle, precisamente alegando malas prácticas empresariales por dedicarse a ayudar a personas con asperger. Me avisaron que fuera corriendo a su puesto de trabajo ya que estaban esperando un Samur para atenderla. Yo no sabia qué era lo que pasaba ya que no me dieron explicaciones. Cuando llegue allí me encontré dos dotaciones de policía un Samur y un montón de compañeros curiosos viendo la escena -compañeros que sabían lo que pasaba y que nunca la ayudaron- y a mi mujer en un estado de nervios increíble como si le hubieran matado un hijo y yo alucinando según me iba enterando de lo ocurrido y la causa por la cual mi mujer estaba en ese estado…

La trasladaron al hospital Gregorio Marañón y allí no nos solucionaron nada, lo único que nos dijeron que lo que tenía era un shock y que si tomara esto y lo otro y me hicieron firmar un papel como que yo me hacia cargo de ella. Vamos que se lavaron las manos, como se lavaron las manos sus compañeros de trabajo que a su vez se llamaban amigos; amigos que abusaron de su influencia para colocarse en puestos de responsabilidad y luego la dejaron tirada en la estacada. Tanto que a día de hoy no se relacionan con ella no vaya a ser que les repercuta a nivel profesional…

Toda esta situación a mi me empieza ha afectar ya que yo cada vez la veo mas distante mas irascible, más agresiva verbalmente hablando. Vamos de psicólogo en psicólogo de psiquiatra en psiquiatra y entre tanto pastillas y pastillas tanto que llegan a anularla hasta que dio con una psicóloga que nos puso en la pista de que Carmen tenía todas las papeletas de tener el Síndrome de Asperger. Digo tener, no padecer porque mi mujer no padece ninguna enfermedad. También contó con la de una compañera suya que antes de todo lo ocurrido fue su Directora, la cual no era muy de mi agrado por que yo en cierta manera la responsabilizaba a ella de lo que había pasado con Carmen, porque en el mundo laboral cuando te significas en un bando pueden pasar esas cosas -y mi mujer apoyaba en todo a su jefa- con el tiempo me di cuenta que ella no tenía la culpa, que hubiera dado igual porque Carmen nunca se hubiera dejado someter por nadie y desde aquí le quiero pedir disculpas ya que se que leerá estas líneas…

Retomando la historia, la relación entre nosotros se fue deteriorando cada día más. Por un lado porque ella solo pensaba en recopilar datos y más datos para los futuros juicios a los que se iba a enfrentar hasta el punto que le absorbía todo el día y muchas veces hasta altas horas de la noche no llegando ni a dormir conmigo. Yo empecé a alejarme también. Me agobiaba por un lado mi trabajo que es muy estresante y por otro lado la poca relación que tenía con mi mujer hasta el punto que llegue ha sentirme abandonado y empece a cometer errores.

Si yo hubiera sabido que su obsesión era a causa del síndrome seguramente que muchos de los traspiés que cometí no los hubiera cometido pero en mi cabeza solo había una idea y era que mi mujer era una adicta al trabajo y que se lo habían quitado y que era una egoísta que solo pensaba en recuperar lo que había perdido y no se estaba dando cuenta de que tenía un marido y unos hijos…

Y ese equivocado pensamiento me llevó a pensar que podía empezar una nueva vida lejos de todo ese caos. Una mañana tuvimos una fuerte discusión, y me pidió que me fuera y así lo hice y no volví…

La pedí unos meses para aclararme las ideas pero al final decidí iniciar los trámites de separación. Justo cuando íbamos a dar por finiquitada nuestra relación me llamo pidiéndome que aunque nuestra relación iba a extinguirse fuera a declarar al juzgado para uno de sus juicios. Yo le dije que sí. Y un buen  día quedamos para concretar lo que se supone que tendría que declarar y cuando la vi comprendí todo el daño que le había ocasionado directa o indirectamente; paré los trámites de divorcio y decidimos darnos otra oportunidad.

Muchas personas se metieron en nuestra relación: las familias respectivas y amistades, me acusaron de infiel hasta de maltratador y drogadicto. Esa mancha sé que nunca me la podré quitar. Yo jamás he sido infiel a mi Carmen y nunca la maltraté y por supuesto no he sido ni soy un  drogadicto. El fallo que cometí fue el no estar a la altura de las circunstancias y tener un comportamiento inmaduro pero para mi tampoco fue fácil  lo único que echo en cara, por decirlo de alguna manera, es que a mi nunca nadie me preguntó como estaba. Hasta ahora que Carmen me ha pedido que escriba lo que es y fue ser el marido de alguien con Asperger.

Esta es mi verdad y lo que yo viví. A día de hoy seguimos casados aunque vivimos en domicilios diferentes, sé que mi relación no es como antes pero albergo la esperanza de recuperar la vida que perdí.

Siempre te he admirado por todo lo que has conseguido con tu esfuerzo espero que algún día puedas entender lo que yo experimente y estas líneas te ayuden. Te quiero.

Rubén Delgado

Comments

  1. marisol
    17 febrero, 2015 at 2:44 pm

    Wow que humildad de tu parte para reconocer el error. Espero recuperes tu relación por que hay amir ah o. Yo tengo un hijo asperger

    Reply
  2. J.
    17 febrero, 2015 at 3:49 pm

    Menuda historia de amor tan bonita y a la vez, tan complicada pero ¿qué relación no lo es?

    Mi historia es similar. Sobre todo la de no entender al 100% a la persona asperger, a pesar de valorar y mucho sus cualidades.

    El daño que se puede hacer directa o indirectamente es lo que más tortura a la persona no asperger. Esos pensamientos, esa sensación de haber fallado al otro que a pesar de ser normal, como tú y como yo, son el mayor de los castigos porque son personas altamente sensibles y que han de hacer grandes esfuerzos diarios, y cuando nos falta información, se nos mezclan los conceptos.

    ¿Hará esto porque es asperger o por…?

    Sencillamente hay que estar ahí, sin juzgar, sin enfados, con calma y practicando la empatía las 24 horas del día. Así debería ser con todo el mundo ¿no?

    También vivo una relación, o mejor dicho, ya no vivo una relación aunque suene absurdo con una persona que pienso es asperger, y entiendo tu dolor aunque no haya dos relaciones iguales en este mundo.

    Yo también albergo la esperanza de al menos contar con su amistad, ser digna de eso tan valioso, casi más que el amor.

    Muchas gracias por compartir tu historia

    Reply
  3. María Xosé Porteiro
    17 febrero, 2015 at 10:10 pm

    Rubén, eres muy valiente y muy buena gente. Me alegro de que todas las cosas se vayan poniendo en su lugar. Carmen es una persona absolutamente especial y diferente, pero diferente para bien, o quizás para mejor. Es tan inteligente, honesta y leal que se sale de lo habitual y eso la hace «rara». Si ser asperger supone tener esas características, qué pena que no haya una pastillita para que el resto de la humanidad compartiera esos valores.
    Gracias por lo que tú ya sabes. Y os deseo lo mejor.
    Un abrazo.

    Reply
  4. Rubén
    18 febrero, 2015 at 3:24 pm

    Gracias a vosotros por vuestras muestras de cariño al final el amor y el cariño todo lo puede, yo siempre he tenido dudas de tener el sindrome por experiencias vividas en mi infancia y ahora de adulto pero bueno como yo digo todos tenemos nuestra «pedra» para mi contar esto ha sido muy terapéutico por que me frustraba mucho que no se conociera mi lado del espejo espero que mi vivencia y la de Carmen sirvan a otras personas. Un. Beso y mucha fuerza

    Reply
  5. JOSE CONTRERAS
    6 abril, 2018 at 12:23 am

    MI ESPOSA Y YO LLEVAMOS 16 AÑOS CASADOS Y HASTA AHORITA ES QUE ME ESTOY DANDO CUENTA DE QUE TIENE LA CONDICIÓN ASPERGER Y ESO FUE DEBIDO A QUE NUESTRO HIJO DE 12 AÑOS TAMBIÉN TIENE LA CONDICIÓN. EL PUNTO EN CUESTIÓN Y DE MANERA MUY PUNTUAL MI GRAN PREOCUPACIÓN RADICA EN EL HECHO DE QUE NO MANIFIESTA ALGÚN TIPO DE AFECTIVIDAD, NO LE GUSTAN LAS CARICIAS, ABRAZOS NI BESOS, DICE QUE NO LE GUSTA BESAR POR LO HÚMEDO Y EN CUANTO A LA INTIMIDAD NADA QUE VER. AUNQUE SIEMPRE HA SIDO ASÍ,ES HASTA AHORA QUE ME HE DEDICADO A RAZONAR EL POR QUE Y CREO, QUE LA RAZÓN ESTA CLARA. LA PARTE SEXUAL ES UNA DE MIS GRANDES PREOCUPACIONES, HASTA LLEGUE A PENSAR QUE YA NO ME QUERÍA O QUE LO HACIA PARA QUE FUERA YO QUIEN TOMARA LA INICIATIVA DE SEPARARNOS. NO QUIERE HABLAR DEL CASO EN CUESTIÓN Y CUANDO YO LE HABLO ME DICE FASTIDIOSO Y HASTA ME INSULTA. ELLA ES LA GERENTE DE UNA EMPRESA Y SE DEDICA AL 100% A EL. CUANDO LLEGA A LA CASA SE ACUESTA Y EN MINUTOS SE QUEDA DORMIDA Y POBRE DE MI SI LE PROPONGO QUE HABLEMOS, Y MUCHO MENOS SI LE PIDO QUE ESTEMOS EN LA INTIMIDAD O QUE HAGAMOS EL AMOR. COMO PUEDEN VER, CREO QUE MI CASO ES BASTANTE DIFICIL Y COMPLEJO-

    Reply
    • Carmen
      6 abril, 2018 at 4:31 am

      Hola. No es tan compleja y difícil tu situación, es frecuente en parejas mixtas. Muchas personas Asperger pasan por largos periodos de inactividad sexual, sobre todo una vez pasada la época de la “sexualidad fisiológica”, en la adolescencia o después de haber tenido hijos. Se pierde, por un lado la revolución hormonal que impulsa al sexo quieras o no y por otro, la funcionalidad asociada al sexo, que es el hecho de tener hijos. Pasadas ambas etapas, el sexo tiene un importante componente social y educacional, y en ese ámbito nosotros nos movemos de otra manera. Como bien has dicho si los besos y los abrazos no le son gratos, imagínate un contacto con más intercambio físico.
      No sé si a tu mujer le gusta comunicarse por escrito, en mi caso prefiero escribir a hablar. Si es así abre esa vía de comunicación y cuéntale que estás intentando conocer cómo es ella y también quieres decirle cómo te sientes tu. El único consejo que puedo darte esque evites el reproche. Ella no te está dejando de querer, ni obviándote o despreciando. Solo que su forma de querer es diferente. Gracias por leer el blog.

      Reply
  6. Susana de Tejero
    24 noviembre, 2018 at 2:14 am

    Mi matrimonio está mal, mi familia está mal por consecuencia. Mi esposo acepta que soy asperger pero quiere que me comporte como si fuera neurotipica. Suena contradictorio pero así es. No puedo, por más que me esfuerzo, dedenvolverme como una esposa normal. Es muy difícil para mi mantener la casa limpia y ordenada, no deseo mucha interacción con nadie y mi esposo mi reprocha que se siente sólo y que no lo entiendo. Él siempre quiere que adivine que quiere o que siente??? No puedo hacerlo…

    Reply
    • Carmen
      30 noviembre, 2018 at 6:46 pm

      Hola Susana. Te comprendo bien. Las personas que nos rodean nos exigen demasiado. Parecen aceptar nuestra condición pero no quieren aceptar que nuestro desempeño es distinto a lo que se espera, a los estereotipos. Tienes que hacer comprender a tu marido que tú no eres como las demás mujeres y que no vas a serlo nunca. Y eso no es nada malo. Tú eres en tu naturaleza una persona valiosa, y es entre los dos que tenéis que ENCONTRAR un camino para entender el uno al otro. El no puede reprocharte que no adivines qué le pasa o tus sentimientos, porque no puedes hacerlo. Nadie le pediría a un ciego que viera, y el autismo conlleva esa dificultad para comprender las emociones que no se explican verbalmente. Nosotras no podemos comprender la comunicación no verbal y es una crueldad que nos exijan hacerlo. Pídele que él explicita verbalmente lo que siente y lo que necesita, y que se acostumbre a hacerlo cada día de forma rutinaria. Así tú podrás comprenderle y también tendrás que esforzarte tú en apr der a verbalizar tus emociones, que para nosotros también es difícil verbalizar sobre todo cuando estamos mal y nos bloqueamos. Es difícil pero no imposible. Pero quiero que te quede clara una cosa. ERES UNA PERSONA VALIOSA, que nadie pretenda convencerte de lo contrario y no, tú no tienes la culpa de ser como eres. No es malo ser Asperger, lo malo es que la sociedad y nuestras personas más cercanas no lo comprendan y no lo respeten. Pero nunca, nunca tienes que sentirte culpable de ser lo que eres. Cuídate mucho,

      Reply
  7. Lil
    28 enero, 2019 at 4:27 am

    Soy mujer de 36 años con dos hijos varones.. Recientemente divorciada al darme cuenta q esta enamorada de una amiga de 31 años.. Y si!! Ella tiene asperger y lupus.. Es terriblemente complicado toda esta situación… Pero la amo.. La amo con toda mi vida… Ya tenermos mas de un año con nuestra relación ha sido muy complejo y hermosamente alocado toda nuestra historia.. Pero me he dado cuenta q al informarme más de su condicion tanto del asperger como los.dolores ocasionados por el lupus mas la entiendo y ya no paso dias llorando por q no quiere estar conmigo, por q no le importo, por todo lloraba.. Y me desgarraba el alma.. Mientras ella decia.. Te amo.. Y todo tiene q fluir.. En verdad q se ha esforzado en cuerpo y alma demostrándolo.. Tienen razón cuando la empatia tiene q perseverar… Amar incondicionalmente por q en este caso ella lo expresa de un forma única y se q daría todo por mi como yo por ella.

    Reply
    • Carmen
      30 enero, 2019 at 8:14 pm

      Hola:

      Te invito a que visites la página de CEPAMA, el comité de mujeres autistas y que leas nuestro blog. Así podrás profundizar en el conocimiento del autismo femenino. http://cepama.es

      Reply

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *