The Blog

Hasta que los corderos se conviertan en leones

i Dic 14th 3 Comments by

Los lectores habituales de este blog están acostumbrados a seguir mis opiniones y mi forma de ver la vida con los ojos de un asperger. No sé si alguno de mis escritos ha servido para llevarles optimismo, fuerza o ánimos para comprender y enfrentar una vida complicada, como es la de las personas con algún trastorno del espectro autista y la de las que forman sus círculos cercanos.

Hoy les necesito. Hoy necesito que me devuelvan un poquito de entusiasmo y ganas de seguir, alzándome una y otra vez. Quiero explicarles por qué.

Hace dos días todos tuvimos la oportunidad de conocer la noticia de que se enviaban a Arabia Saudí los primeros coches del tren de alta velocidad. Estos coches han sido fabricados por Talgo, una gran empresa ferroviaria española. Incluso han sido diseñados de forma especial para atender los requisitos de la familia real saudí. Y ustedes me dirán: ¿qué tiene eso que ver contigo? ¿qué tiene que ver con el mundo asperger?

Los que me conocen de cerca saben que hace casi tres años yo sufrí uno de los episodios más traumáticos que puede llegar pasar una persona. Sólo los padres de chicos que han sido acosados, hostigados, maltratados en algún momento de su vida; sólo los jóvenes y adultos de cualquier condición que se hayan visto apartados, ignorados, cuestionados y, por qué no decirlo, insultados de forma indirecta en su honor e imagen pública saben de qué estoy hablando.

Durante un cierto período de tiempo a mí se me fueron encomendados trabajos absurdos y de imposible cumplimiento. Uno de ellos fue el de diseñar estos coches que el viernes pasado salieron para Arabia Saudí. Yo llevaba más de un año aislada en un despacho, sin cometido, demandando respeto y protección. Recuerdo que todos los viernes a las diez de la mañana a mí se me citaba para someterme a extrañas sesiones de presión laboral con el sólo objeto, creo yo, de minar mi salud mental y mi equilibrio psicológico. Me gustaría mirar a los ojos a esa persona, que seguramente leerá estas letras y decirle: ¿recuerdas aquel viernes en el que me mandaste ver la película de Lawrence de Arabia para comprender el mundo árabe y que me explicaste que los árabes estuvieron en España durante 800 años?¿recuerdas que acto seguido me encomendaste hacer un diseño para el interior de los coches del tren de alta velocidad en Arabia?¿recuerdas que no era ni de cerca mi responsabilidad algo relacionado con tal cometido y que mis recursos eran nulos y mi aislamiento total?

Me creía curada de tanto daño. Sin embargo, no es así. Esta noticia ha recreado en mi mente, con el lujo de detalles que recrea la mente asperger, los episodios de sufrimiento entre aquellas paredes y hace dos días que volví a enfermar. Dos días encerrada en casa, en silencio, sin poder ni querer moverme, pensando si realmente en un mundo donde la maldad simple y pura existe merece la pena permanecer. Quiero huir, quiero dejar de vivir en el riesgo del recuerdo y la recreación cada vez que alguna noticia relacionada con mi pasado aparezca en los medios de comunicación. Quiero taparme la cabeza y no destaparla nunca. Y cuando estoy en ello oigo en la tele la frase de Robin Hood, esa que estaba escrita en su espada:

Álzate una y otra vez hasta que los corderos se conviertan en leones.

Y entonces pienso en que otra vez más tengo que alzarme. Sólo quien ha perdido todo puede perder el miedo. Yo no tengo miedo, pero no sé si tengo fuerzas. Por eso os necesito: para que las personas heridas por el desprecio de los humanos, estigmatizadas, señaladas por su diferencia, encuentren en vosotros, como un clamor, la fuerza para alzarse cada día; y cada día enfrentarse a un mundo en el que hay, simplemente, maldad. Y para que puedan dejar de ser corderos y renazcan en leones que miren de frente, cara a cara. Las personas asperger necesitamos apoyos porque bien sabéis que no reconocemos el engaño ni comprendemos la maldad en los otros. Porque estamos indefensos cuando se nos hostiga, se nos miente, se nos envuelve.

¿Sabéis qué me gustaría? Me gustaría pedir a Talgo que nos contara cuántas personas y durante cuánto tiempo han trabajado en el diseño del llamado Ave de los peregrinos. Me gustaría preguntarles si han visto Lawrence de Arabia y si alguien les sugirió que se leyeran la historia de España. Me gustaría pedirles que se unan a nuestra cadena para decir NO a la discriminación, NO al maltrato en el trabajo, NO a la encomienda de trabajos imposibles o absurdos.

¿Me ayudáis a decir NO? ¿Me ayudáis a alzarme una vez más?

Comments

  1. Kaux
    15 diciembre, 2014 at 12:27 am

    Hola…

    Hace unos días le preguntaba a mi esposa si no pensaba que mi mirada del mundo es demasiado radical… en ella me respondía que a veces sí, pero que en principio tengo razón. Para mí la mayoría de gente no vale la pena escucharla, o preocuparse por su opinión, o tan siquiera pararse a detener a ver que tienen que decir. La mayoría de gente no saben ni lo que quieren, ni siquiera saben quien son.

    Somos una minoría en un mundo neurotípico, ¿pero sabes algo? es un mundo de “sheeple”. Los Asperger tenemos un grado de conciencia superior y por supuesto eso conlleva muchas desventajas. Nosotros somos verdaderos guerreros de elite en un mundo donde a la mayoría de personas solo les preocupan cosas superficiales.

    Así que definitivamente levántate una y otra vez… tu naciste León 🙂 ¡Que todo esté bien!

    Reply
  2. Joana
    15 febrero, 2015 at 7:18 pm

    Hola,

    Un “poco” tarde pero te doy ánimos. No soy asperger, pero supongo que para trasladar las palabras adecuadas no es necesario.

    Yo no voy a decir que los neurotípicos somos superficiales o que carecemos de conciencia, lo siento pero no opino igual que el comentario anterior.

    A todos nos han hecho daño, humillado, tratado de manera tan injusta que nos han hecho pensar que el ser humano puede ser odioso, pero a la vez, este hecho deleznable nos ha servido para comparar con otros seres humanos que van de frente, que nos quieren tal y como somos.

    Confío en el amor verdadero y la amistad verdadera porque están ahí para hacer más llevadera la existencia de las personas que somos hipersensibles, pero sobre todo para recordarnos que siempre hay que levantarse, que la esperanza tras el sufrimiento permanece intacta.

    Siento lo que pasaste, pero la gente superficial y mala por desgracia habita en este planeta y no tenemos escapatoria, sólo la de ir con los ojos bien abiertos y como digo, aferrarnos a las buenas personas.

    Espero que te sientas mejor ahora junto a esta minoría como decía Kaux, a la que pertenezco, porque algunos además de identificarnos con el comportamiento de las personas asperger, hacemos esfuerzos por comprender y sobre todo por no hacer daño al menos premeditadamente.

    Toda mi fuerza y ánimo, nadie dijo que la vida fuera fácil pero sí merece la pena vivirla.

    Un abrazo

    Reply
  3. Federico
    28 junio, 2018 at 1:30 am

    Muy tarde pero… El espíritu de el león esta latente en nuestro interior .en el de todos nosotros. Buscarlo y dejarlo aflorar es nuestro trabajo.

    Reply

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *