The Blog

8 de marzo y unos ojos de mujer

i Mar 7th 1 Comment by

ojos negros

 

Mañana es 8 de marzo. Día de la mujer trabajadora.

Me gustan las efemérides porque al menos un día al año se habla de algo con interés y poniendo el foco. Luego los 364 restantes se olvida, pero yo pienso que, a lo mejor, en ese día conmemorativo alguien se para a reflexionar y entonces se produce un pequeño cambio, y un efecto mariposa conmueve el mundo y las conciencias.

Pensaba hablar de mujeres asperger en mi post, para conmemorar este día. Sin embargo volviendo hoy de la compra mis ojos se han cruzado con los de  una mujer y ya solo quiero hablar de ella. Delgada, cubierta hasta los pies con un largo abrigo, la cabeza con un velo, tres niños pequeños y una chiquilla, casi una niña, igualmente cubierta con un velo, igualmente delgada, igualmente triste.

Hemos cruzado las miradas. Sus ojos tan negros, me han trasmitido una tristeza profunda, oscura. La tristeza de quien se sabe en manos de un destino que no va a poder cambiar. Entonces yo he pensado: alguien tiene que luchar por esta mujer. Alguien tiene que luchar por los millones de mujeres que no tienen siquiera la condición de ser humano, y que no pueden hacer otra cosa más que someterse, y ver cómo se someten sus hijas. He sentido mío su dolor, y me he avergonzado de querer escribir de mujeres que podemos luchar por nuestros derechos, que tenemos la libertad necesaria para alzar la voz, que recibimos educación y que tenemos herramientas para luchar por nosotras y por nuestro futuro.

Ganamos menos, trabajamos más, somos maltratadas, humilladas y asesinadas. Hablad todos, por un día, de eso. Yo lo volveré a hacer mañana. Pero hoy voy a ejercer ese derecho a expresarme por haber tenido el privilegio de nacer en un país democrático y en un mundo libre, para decir que ninguna, y repito ninguna mujer occidental será libre mientras haya mujeres en países lejanos o en nuestro barrio, bajo sujetos que no las consideran ni siquiera un ser humano. Mientras haya miradas oscuras, silenciosas y tristes que apenas puedan levantar los ojos del suelo; mientras haya niñas violadas, casadas a la fuerza, si derecho a la educación, asesinadas impunemente; mientras se pueda agredir a una mujer y no ser encerrado por ello, ninguna de nosotras seremos libres.

Yo no sé cómo conseguirlo. Lo que sí sé es que ni yo ni todas las personas de una generación aunque se unieran cambiarían el mundo. Sin embargo podemos parar la rueda, podemos invertir su giro y ver qué pasa. Podemos no mirar hacia otro lado cuando a nuestro alrededor otras mujeres, tan diferentes y tan iguales a nosotras, nos gritan sin voz pidiendo ayuda.

Y mañana es un buen día para pensar en ello. No dejéis pasar la oportunidad. Total, tenéis 364 días más para volver a vuestras cosas.

Comments

  1. Joana
    17 marzo, 2015 at 12:33 pm

    Hola. Yo no creo en los días que conmemoran una causa. Los respeto, pero no pienso que sirvan de mucho. Sí como algo simbólico está bien su existencia, pero poco más. Por supuesto, si con un artículo o una reflexión se puede llegar si no a cambiar, pero sí a hacer reflexionar a una sola persona, merece la pena.

    Hombres y mujeres deambulan por las calles, nos cruzamos con ellos y todos esconden una historia. Unos ojos que cuentan con una serie de vivencias tristes e injustas.

    Intentemos los 364 días del año pensar en quienes no tienen la oportunidad de ser un ser humano. Lo más doloroso. Hombres y mujeres.

    Reply

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *