Cuando el acoso no es en la escuela

Cuando el acoso no es en la escuela

i Feb 21st No Comments by

Oímos con demasiada frecuencia sobre los casos de acoso escolar. Sabemos que nuestros niños y jóvenes asperger son objetivo predilecto para los pequeños maltratadores que no han sido enseñados a respetar y a apreciar a los que son diferentes. Les defendemos, luchamos por ellos, y pedimos justicia e inclusión.

No se oye tanto hablar del acoso laboral y el riesgo psicosocial en que se encuentran las personas asperger cuando acceden al mundo laboral. Al hecho en sí de encontrar trabajo, que ya lo tienen difícil, se une la primera duda:

¿Hablo o no de mi trastorno?

Si no lo hago, seré catalogado de raro en cuanto mis habilidades sociales aprendidas (si es que el sujeto ha tenido la suerte de hacerlo) patinen un poco. Me obligaré a mantener durante horas interminables un control sobre mi expresión corporal y verbal, que puede llevarme al agotamiento y a pensar que ‘no soy bueno para nada’.

Si lo hago, me voy a encontrar con que en las evaluaciones de riesgos laborales no se contempla el síndrome y sus connotaciones, con que la mayoría de empleados y empleadores no han oído hablar de él. Oirás la frasecita ‘pero si pareces normal’, en boca de los incrédulos; y a la primera discrepancia te pondrán la etiqueta de ‘este está chalado’, sin pararse a pensar en cuál es tu diferente capacidad ni en conocerte.

Hay más, no se crean. La condición de asperger va con frecuencia unida a una inteligencia brillante y a una capacidad de especialización muy por encima de lo habitual; así que, si tienes la suerte de trabajar en aquello que es el objeto de tus intereses, despertarás, sin saber qué es eso, ni haberlo experimentado nunca, envidias en los trepas, celosos, y acosadores.

Con estos mimbres nuestro personaje teje su cesto de agresión. ¿Quién es él? El acosador, ese psicópata que se alimenta del daño que produce a sus semejantes. Que encadena en su vida una sucesión de tragedias personales provocadas para su placer personal. Porque su objetivo no es que pierdas tu trabajo, sino que lo pierdas sufriendo y que nunca más puedas volver a ser un individuo completo. Si eres asperger te conviertes en víctima propicia: crees que lo que te dicen es verdad, eres incapaz de entender qué te está pasando ni por qué. No sabes responder a sus señales de odio, a sus dobles sentidos, a sus intrigas para desacreditarte. Y cuando te das cuenta es ya demasiado tarde. Ya eres un zombie, tan dañado, tan sin alma que te limitas a huir o a vagar como un espectro.

Entonces llega el momento de quererte, de saberte valioso y necesario, de pensar que la vida no sería igual si tú y las personas como tú no estuvierais en ella. Y es entonces; sabiendo quien eres, entendiendo que tú no eres el culpable sino la víctima, cuando debes alzar la voz, denunciar a tu maltratador y luchar para que sea desenmascarado. Hablar para que tu testimonio avale el de tantos otros que no saben ni pueden hacerlo.

Tú eres un ser especial, un ser que no sabe de mentiras, de disimulos. Y sobre todo NO SABES DE MIEDO. Sé libre, sé valeroso, defiende la justicia y vive con honestidad: SE ASPERGER.

Si tienes dudas lee nuestras Recetas para zombies

[slideshare id=16679319&w=427&h=356&sc=no]

Carmen Molina Villalba (Gestora Cultural, Presidenta de la Asociación Sinteno, Persona con Síndrome de Asperger)

Más cine, por favor….

i Feb 13th No Comments by

Más cine, por favor…

Los presupuestos generales del Estado para 2013 en lo tocante a Cultura han sido de lo más contestado en los medios de comunicación tanto generalistas como especializados. Y es que el recorte en el campo de la cultura ha alcanzado cotas de tijeretazo vergonzoso. Veamos una comparativa:

gráfico presupuesto cultura

Solo dos ministerios sufren una reducción superior al de Cultura: Sanidad e Industria. Esto genera en el ciudadano la sensación de que lo que atañe a lo más inherente a la naturaleza humana: su vida y su condición de humanidad, desarrollada a través de la cultura, son consideradas como de una menor importancia. Y esto solo ya sería tema para un largo debate.

Hablemos de Cultura, porque también dentro de este Ministerio los malestares son proporcionados al porcentaje de reducción que se hace a cada una de sus secciones: Museos, Fondos Cinematográficos, Música y Danza, Bibliotecas, Archivos y Teatro. Todos ellos rondan el 22,5% de reducción presupuestaria, salvo el Teatro, que escapó con suerte y con tan sólo un 16,2% minoración.

Con estos presupuestos el Ministerio de Cultura prevé garantizar el funcionamiento de las grandes instituciones y servicios culturales. Y que nos cuenten cómo van a hacerlo es la información más esperada. Sobre todo, si tenemos en cuenta, por añadir datos a los anteriores, que el fomento de las industrias culturales ve reducido su presupuesto en un 50%, y la promoción del libro en un 31,4%.

Y por finalizar, no dejemos de apuntar que la materia prima que compone la cultura, al margen de la producción del ser humano, y que no es otra que el patrimonio histórico y cultural, pierde un 27% en el capítulo de la restauración y un 24% en el de la protección.

¿Se perderá una cuarta parte de nuestro acervo cultural?¿Sufrirán nuestros creadores una sequía intelectual proporcionada a las dificultades para la creación  y la exposición de sus obras?

Según el Gobierno, nada de esto va a pasar porque se va a potenciar la cooperación con el resto de las administraciones públicas para el aprovechamiento compartido de infraestructuras y recursos. Vamos, la cuadratura del círculo.

Que todo en la vida es cine….

La actividad cinematográfica española, sin duda afectada por los recortes sucesivos de los dos últimos años habiendo pasado de 92,8 millones asignados en ayudas para la cinematografía en el año 2010 a los 71 en 2012 y el drástico tijeretazo llegando a los 55 en 2013. Con estos datos en ciernes, no es de extrañar que el presidente de la Federación de Asociaciones de Productores de Audiovisuales de España, Pedro Pérez, durante el pasado Festival de San Sebastián dijera que el suelo del cine español se tambalea. No obstante no quiso dejar que cundiera el desánimo manifestando que confiaba en que se encontraran fórmulas para que la industria cinematográfica dejara de depender de los presupuestos del estado, sufragándose con sus propios ingresos y con los impuestos que el propio cine genera. El consenso con el Ministerio, al que apeló Pedro Pérez, para la construcción del nuevo modelo de financiación, deberá ser la llave que abra la puerta a un cine sostenible.

Este modelo se prevé que esté basado en desgravaciones fiscales que en la teoría deberán favorecer la inversión privada. Susana de la Sierra, directora del ICAA (Instituto de la Cinematografía y las Artes Visuales), manifestó a mediados del pasado año su convicción de que las desgravaciones del 40%, que se apuntaron en un primer momento estaban valoradas de forma optimista y finalmente se reducirían a un 20% o un 25%.

Dos condicionantes para dar oxígeno al enfermo: que se salde la deuda del cine (las ayudas automáticas se vienen pagando con dos años de retraso), y que se encuentre un modelo fiscal suficientemente atractivo como para que al sector privado de la economía le despierte interés el hecho de invertir en cultura cinematográfica.

Lo veremos cuando se promulgue la ya largamente esperada Ley de Mecenazgo, y que sea para bien.

Y los sueños, cine son….

Y como soñar sale de balde,  soñemos que el recientemente publicado Plan Estratégico General 2012-2015 de la Secretaría de Estado de Cultura, será verdad.

Que será verdad lo reflejado en la estrategia 1.18 que tiene como objeto fomentar la diversidad cultural en el ámbito cinematográfico y audiovisual y el acceso de la ciudadanía al cine español. Y que para ello se arbitrarán instrumentos de promoción, distribución y exhibición, que se hará una gran exposición sobre la historia del cine español, y que se dará visibilidad a la aportación de  las mujeres a la cinematografía.

Que no será soñar esperar que lo reflejado en la Estrategia 1.19, en cuanto a dotar económicamente de forma suficiente las ayudas a la cinematografía y el audiovisual, y que como dice la Estrategia 1.20 se vigilará el buen uso de estas ayudas.

Que se hará realidad lo que se expone en las Estrategias 1.21, 2.13 y 2.14 y que el patrimonio cultural cinematográfico será preservado, catalogado y digitalizado en su totalidad.

Que seremos por fin internacionales si se cumple la Estrategia 3.13 de apoyo a la internacionalización del cine español fomentando su prestigio, visibilidad y distribución fuera de nuestras fronteras.

Y sonarán fanfarrias por lo que de superación política y  organizativa de la Administración Pública tiene, si se llega a alcanzar el Objetivo General 2 que quiere establecer un diálogo fructífero con las demás administraciones públicas respecto a los festivales de cine.

Y con este Plan Estratégico,  ¿se frenará el derroche y se vigilará el uso sostenible del dinero público? Nos vemos, para evaluar, en 2015. Mientras tanto, no nos olvidemos que desde que el magistral cantautor, Luis Eduardo Aute, así nos lo cantó, los sueños… cine son….

Carmen Molina Villalba (Gestora Cultural, Presidenta de la Asociación Sinteno, Persona con Síndrome de Asperger) 

Webgrafía:

http://www.cultura.gob.es/principal/docs/novedades/2012/PlanEstrategicoGeneral2012-2015.pdf

http://cultura.elpais.com/cultura/2012/09/27/actualidad/1348778642_740479.html

http://www.hoyesarte.com/politica/nacional/12552-2013-el-ano-de-los-recortes-en-cultura.html

http://www.elmundo.es/elmundo/2012/09/29/espana/1348918536.html

http://www.revistadearte.com/2012/10/01/mas-recortes-en-cultura-en-los-presupuestos-para-2013/

http://www.intereconomia.com/noticias-gaceta/cultura/los-presupuestos-reducen-un-35-ayudas-cine-%E2%80%8E-20120403

http://www.mcu.es/cine/SC/becasAyudasSubvenciones/index.html

http://cultura.elpais.com/cultura/2012/04/02/actualidad/1333395117_112099.html

http://cultura.elpais.com/cultura/2012/04/13/actualidad/1334331661_094943.html

http://cultura.elpais.com/cultura/2012/09/27/actualidad/1348749830_768082.html

¿Cultura? Sí, gracias

i Feb 6th No Comments by

Tristeza. Eso es lo que siento cada día al leer las noticias y no comprobar atisbo alguno de cambio en el país. Esta crisis en la que estamos sumidos representa una oportunidad única para modificar nuestras conciencias en lo que al sistema económico y productivo se refiere. Un cambio profundo, de raíz. Porque ésta, no es solamente  una crisis financiera. Es mucho más que eso. Es una crisis moral, ética e ideológica, una muerte del sistema actual y de todos los valores que lleva aparejados. Me entristece comprobar que no hemos aprendido de los errores pasados que han llevado a la situación actual. Vamos a repetir esos mismos fallos y volveremos a sumirnos en una situación parecida, sino peor, en los años venideros; y así, de forma cíclica en el tiempo hasta que, nunca mejor dicho, la “burbuja” explote y no haya remedio alguno.

Admitámoslo: el capitalismo más feroz ha muerto. Es el momento de dejar a un lado un modelo económico basado en la continua producción y consumo de bienes materiales de forma irracional e impulsar modelos sostenibles de crecimiento que garanticen el respeto por el medioambiente, la inclusión de los ciudadanos y un reparto equitativo de la riqueza, a la par de crear empleo y contribuir al desarrollo económico del país de forma estable.

La industria cultural, a través de actividades como el arte, el turismo, el ocio o la educación, es un ejemplo de motor alternativo sostenible de desarrollo e innovación económica Contrariamente a lo que muchos piensan sobre este sector, que está apenas valorado por ofrecer, mayoritariamente, bienes intangibles, el volumen de personas ocupadas en 2012 en el ocio en España fue de 452,7 millones, un 2,6% del empleo total del país, aportando al PIB un 2,8% en el 2009 (no se disponen de datos de años posteriores), a los que hay que sumar el 3,6% de aportación al PIB de aquellas actividades vinculadas con la propiedad intelectual, también en el 2009. Con cifras así resulta necesario el respaldo constante de los poderes gubernamentales de apoyo al sector a través de la aportación de subvenciones públicas, cuya labor es favorecer la incentivación y dinamismo del mismo. La cultura no es un gasto, es una inversión para el crecimiento económico del país, pero también para el crecimiento espiritual y emocional de la sociedad. Aunque una industria cultural fuerte no solo debe depender totalmente de las ayudas públicas sino que debe buscar otras vías nuevas de financiación basadas en la colaboración y la solidaridad grupal.

Una buena educación desde pequeños resulta imprescindible para la valoración de la cultura como elemento intrínsecamente unido al completo desarrollo integral de la persona y de ahí a motor de una economía sostenible y subordinada a las necesidades humanas, y no al revés, como están empeñados en hacernos creer.

Fuente: Anuario Estadísticas Culturales 2012 (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte).