Es más de lo que ves

Es más de lo que ves

i Ene 31st No Comments by

 

Esta mañana me he levantado pensando en la diferencia de una mente asperger en lo que se refiere a los prototipos y a los convencionalismos. Un asperger no acepta el porque sí o el porque así se ha hecho siempre o el porque lo hace todo el mundo. Cuántas veces yo he escuchado, a lo largo de mi vida, en labios de mi madre: ‘Hija, así se ha hecho toda la vida’. Y yo: ’¿Qué vida? ¿Tu vida?¿La expectativa de vida del ser humano?¿La vida del mundo?¿La del universo?‘. Y nunca borraré de mi cabeza el sonsonete absurdo del ‘esto está bien porque lo hace todo el mundo’. Y mi respuesta, igualmente cansina y machacona: ‘Pues todo el mundo se equivoca’.

La no aceptación de reglas que no se basan en la pura lógica o razonamiento acompaña a la persona asperger toda su vida. Y es uno de los grandes motivos de rechazo en su vida adulta, en su entorno social y laboral. Se persigue, acosa y hostiga al que no se somete al medio. Y si además, lo hace sin voluntad de herir, sino con la naturalidad que da el convencimiento más absoluto, el rechazo es aún mayor ya que se interpreta la ingenuidad como reto e  insolencia. Y como nuestro sujeto asperger no sabe qué está haciendo mal, pues sigue ‘erre que erre’ y el conflicto puede llegar a ser grave.

He escrito que la hiper-honestidad está mal. ¡Retiro lo dicho! ¿Está mal preguntarse y cuestionar la validez de comportamientos adquiridos, derivados de costumbres y conductas que a menudo falsean la realidad y perjudican al ser humano en su esencia y libertad?¿Está mal luchar por la justicia y no corromperse cuando tienes a tu alcance el dinero y el poder? ¿Está mal pensar sin contaminaciones de tipo social, sin que las buenas costumbres y los protocolos adquiridos manipulen tu opinión? Definitivamente, no. Lo que pone en riesgo al individuo asperger no es ser como es sino creer que el resto del mundo o bien es igual, o bien va a respetar sus pensamientos con la misma ética que él lo hace en el sentido inverso.

Como dice el poeta Joaquín Sabina

Recuperar de nuevo
los nombres de las cosas
llamarle pan al pan
vino llamar al vino
sobaco al sobaco
miserable al destino
y al que mata llamarle
de una vez asesino

Palabras como cuerpos, del disco Inventario

Carmen Molina Villalba (Gestora Cultural, Presidenta de la Asociación Sinteno, Persona con Síndrome de Asperger)

Al ritmo de Klee

i Ene 24th No Comments by

Paul Klee (1879-1940) fue un pintor relacionado con el existencialismo. Para él, forma, color y ritmo eran el sustrato del arte. Nada de lo que pinta Klee es casualidad. Sus representaciones, a veces rozando lo infantil e ingenuo, no dejan nada al azar. Se trata de composiciones perfectamente estudiadas y analizadas. Fue en la Bauhaus, en la década de los años veinte, donde Klee comenzó a investigar sobre la construcción geométrica a base de elementos muy simples. Así, se puede comprobar cómo en la obra de Klee predominan constantemente las formas lineales y circulares para construir composiciones sencillas y semiabstractas. A esto hay que sumarle una admiración por el mundo del color, que descubrió en un viaje a Túnez en el año 1914. Llegará a expresar ese poder en frases como ésta: “El color me posee, no tengo necesidad de perseguirlo, sé que me posee para siempre… el color y yo somos una sola cosa. Yo soy pintor.”

el globo rojo

En este post hemos querido sumergirnos en el ritmo de Klee y analizar cómo perciben una de sus obras, llamada El globo rojo, una persona neurotípica, con educación artística y una persona sinestésica. Nuestro grupo de contraste lo han formado personas neurotípicas profanas en la interpretación de la obra pictórica. Y estos son los resultados:

Sujeto 1: sinestésico

Cuando contemplo este cuadro siento calor, bochorno;  como en esas tardes de verano, que después de un día de cuarenta grados, el calor se tarda en marchar y estamos sudorosos y cansados. Es un cuadro silencioso y pesado. Difícil respirar dentro de él. Y melancólico, para mí ese globo en el final de una calle simboliza la soledad, el desencanto de lo inevitable. Estar dentro de este cuadro es como asumir que eres impotente y que el destino te ha superado. Incuso el cuadrado marrón del final, semejante a una puerta, a un horizonte al que dirigirte te dice: “no te molestes, no hay salida”.

Sujeto 2: neurotípico

Este globo materializa un mundo de ilusiones y nuevas esperanzas que están por llegar, una nueva vida que se emprende… ¡Vuela, vuela! Deja atrás todo lo anterior y empieza, ahora sí, a vivir. Un día fue un sueño, pero hoy se ha hecho realidad, hoy es posible. Todos miran con envidia la valentía, mientras ellos, cobardes, permanecen en su mundo de bruma y oscuridad. Ellos ven la vida en blanco y negro, tú, en color.   

Nuestro grupo de contraste ha hablado de una calle con casas, por la tarde, en el número mayor de sujetos; aunque ha habido más de uno que simplemente ha sentenciado: es una raqueta de ping pong.

En realidad, todos han hecho lo mismo, volcar en el cuadro sus experiencias y buscar en el abstracto la posible asociación con algo conocido a lo que asirse en su interpretación. Esto es normal. Seguramente, por la educación artística recibida desde pequeños, lo primero en lo que se fija la mirada al observar esta obra es en los elementos figurativos que permiten asociar representaciones a elementos reales de la naturaleza. En este caso, se trata de un globo, un círculo rojo. Damos por hecho que se trata de este objeto porque así reza el título.  Posiblemente tratemos de vincular el resto de elementos geométricos con edificios y el fondo con el cielo. Reiterando lo expuesto, hemos sido educados en una cultura artística en la que tratamos de relacionar aquellos elementos que nos son conocidos, prescindiendo de formas o elementos desconocidos o abstractos. Sin embargo, arte también hay que sentirlo con el corazón y con los sentidos, dejarse llevar.

De estos comentarios deducimos que nuestra diferencia no es tanta. Los neurotípicos han buscado, bien la realidad conocida, bien el reflejo de su estado emocional. En el caso de nuestro sujeto sinestésico, hizo esto mismo: vio una calle y además, reflejó en el cuadro su estado emocional. Sin embargo a este sujeto el cuadro le produce calor, le agobia, le corta la respiración, le retumba su silencio en los oídos. Ante una contemplación visual se le desencadenan sensaciones en otros sentidos, como el tacto o el oído, incluso una vivencia real: falta de oxígeno.

Y si cerráramos los ojos y nos dejáramos llevar por la interpretación de nuestra persona sinestésica, tal vez enriqueceríamos nuestra percepción de la obra pictórica, ¿verdad? Si nos liberamos de los aprendizajes, todos somos sinestésicos.

¿Quieren una sorpresa final? Les daremos dos. 1. Paul Klee, que pintó El globo rojo en 1922, en esta obra no busca más que reflejar una pieza musical armónica, llena de color, movimiento y ritmo. Klee desea que las formas geométricas se muevan como notas musicales, a un ritmo equilibrado de luz y color. 2. Se dice que Paul Klee era sinestésico, una gran parte de sus obras buscan reflejar la música, que incluso practicaba como intérprete, con la expresión plástica de la pintura. Volvamos a la imagen. ¿La contemplamos ahora al ritmo de Klee?

Carmen Molina Villalba (Gestora Cultural, Presidenta de la Asociación Sinteno, persona con Síndrome de Asperger)

 

Sines… ¿qué?: ¡¡¡Sinestesia!!!

i Ene 14th No Comments by

Hoy hablamos de esta desconocida y a la vez especial forma de percibir la realidad; que es más frecuente de lo que creemos y de la que no han oído hablar muchas veces ni los propios afectados.

Desde el punto de vista neurológico, la sinestesia es la mezcla de percepciones, de sentidos diferentes. Todos nacemos sinestésicos. Es hacia los cuatro meses cuando el cerebro humano empieza a separar las percepciones de los sentidos asignándolas a zonas diferentes no comunicadas. Los sinestésicos no desarrollan esta separación o lo hacen en diferentes niveles. Hay muchas más personas sinestésicas de lo que imaginamos, en torno al 1% de la población. Esto aumenta al 6% en el caso de los artistas o las personas dotadas para el arte.

cerebro colores

Percibir los números cada uno de un color, los colores con un determinado sabor o los sonidos con una textura específica: eso es la sinestesia. Os recomendamos ver el vídeo del programa Redes que bajo el título Flipar en colores, trata el tema de la sinestesia.

http://www.redesparalaciencia.com/249/redes/redes-22-flipar-en-colores-29-minutos

En el lenguaje común encontramos muchas expresiones sinestésicas. Quién no ha dicho alguna vez refiriéndose a un color: es verde chillón. Hemos mezclado, sin darnos cuenta la vista y el oído. O, qué sonido más dulce, atribuyéndolo a un instrumento musical. Hemos mezclado el gusto y el oído. Todos sabemos que los colores no hacen ruido y que la música no tiene ningún sabor; sin embargo, ¿a que no comprendemos perfectamente la expresión?

Las personas sinestésicas no son todas iguales. Para algunos, el color es todo, sienten y perciben en colores. El pintor Paul Klee era un sinestésico dominado por el color; para otros es la música la que impregna y domina su percepción, como le pasaba al también pintor Vassily Kandinsky, para quien la pintura era música.

¿Recuerda el lector algún caso de personas que repiten largas listas de números, imposibles de concebir para el común de los humanos? Suelen ser sinestésicos. Los números para ellos son colores, y es muy fácil agrupar colores; mucho más que cifras.

Yo, parafraseando a Punset, flipo en colores. Las personas son de colores: nunca te fíes de alguien que es amarillo limón. Los días también: me gusta el miércoles porque es naranja.

Esto supuso un terrible trauma en mi infancia, porque creía que todo el mundo percibía igual que yo y no comprendía por qué se burlaban de mí cuando explicaba con la naturalidad que solo se da en un niño, que no quería ir al cole porque la señorita X era marrón, y que me había pegado un niño verde oscuro. Era mejor callar y pasar desapercibida, aunque a lo largo de mi vida he descubierto la gran utilidad que tiene mi mente sinestésica. La organización de la información en mi cerebro es rápida, las percepciones, también. Incluso he podido plasmar alguna aplicación relacionada con la archivística basada en colores que ha resultado muy eficaz.

Te propongo un juego. Sólo por hoy. Piensa en colores y dime, ¿tú de qué color eres?

Carmen Molina Villalba (Gestora Cultural, Presidenta de la Asociación Sinteno, Persona con Síndrome de Asperger)

El aprendizaje

i Ene 10th No Comments by

Tríptico Sinteno en la Escuela Hasta hace relativamente poco tiempo, el aprendizaje se consideraba como la mera transmisión de conocimiento de una autoridad experta a un aprendiz. De esta manera, el alumno era considerado como un sujeto pasivo que no interfiere en la construcción de su aprendizaje. Sin embargo, este aprendiz o alumno es el verdadero protagonista en la creación de su aprendizaje, fruto de una actividad intelectual por parte del mismo. Éste es conocido como aprendizaje significativo. Al convertirse el aprendiz en el sujeto activo dentro de este proceso, es necesario que éste disponga de una motivación, unos conocimientos previos e intencionalidad suficientes para que dicho proceso se consolide con éxito. En todo este proceso intelectual, el formador actúa como un mediador o guía aportando claves e instrumentos que faciliten la construcción del aprendizaje. El formador ha de ser rigurosamente cuidadoso a la hora de seleccionar los contenidos a enseñar para que se adapten a las especiales características y circunstancias de cada uno de los alumnos. Además, de estructurarlos, organizarlos y presentarlos con lógica y coherencia. Se alza así como una figura educadora en la que sus educandos son su razón de ser y cuya tarea es enseñar el sentido de la vida. El aprendizaje de cada materia no tiene más finalidad que ayudar a los jóvenes en su búsqueda de sentido. Desde este punto de vista, todos los saberes son necesarios porque ayudan desde distintos ángulos a construir cada etapa de la vida, a comprenderse a uno mismo, a entender el mundo y nuestro papel en el mismo. El siglo XXI se debe caracterizar por fomentar este tipo de aprendizaje significativo entre los más jóvenes: solo de esta manera, nuestros niños se podrán convertir en adultos capaces de razonar y desarrollar sus propias ideas y no solo transformarse en buenos profesionales sino, lo que es más importante, en buenas personas. Enseñar procesos, capacidades de acción y de actuación más que saberes conceptuales. El formador muestra cómo interiorizar cognitivamente comportamientos, capacidades, actividades, de tal manera que los aprendices, los alumnos, los hagan suyos y los puedan aplicar a las diferentes circunstancias y momentos en los que la vida se los requiera. Desde Sinteno creemos firmemente en el potencial del desarrollo cognitivo de los niños y niñas de nuestro entorno. A través de nuestro programa de actividades, Sinteno en la Escuela,  especialmente diseñadas para ellos, fomentamos sus capacidades intelectuales utilizando recursos educativos alternativos a los tradicionales para que, ante todo, aprendan disfrutando. Porque es obligación de todos educar a los futuros ciudadanos.  

Sintenízate

i Ene 2nd No Comments by

Si es difícil explicar la diferencia, aún más difícil es hacer de ello un valor. La sociedad en general tiende a la etiqueta y tras la etiqueta al estigma. Hacer del que es diferente alguien a quien señalar con rechazo o con lástima es algo que encontramos cada día

Sinteno es diferente. Somos una asociación sin ánimo de lucro en la que queremos trabajar para valorizar la diferencia. Por eso hemos generado talleres didácticos para que niños y jóvenes se vean motivados a reflexionar sobre la aceptación de aquellos que no son iguales a la mayoría.
También queremos favorecer espacios de inclusión social y nos enfocamos al momento del ocio porque consideramos que el derecho a un tiempo libre para todas las personas, sea cual sea su condición, es algo irrenunciable.
¿Saben Vds que hay personas con disfuncionalidades que son grandes especialistas en temas de los que a muchos de nosotros nos gustaría saber? ¿Han oído hablar de un tipo de personas que son capaces de captar detalles que casi nadie detectaría? ¿Qué les parecería ver un cuadro con los ojos de un sinestésico?. Las personas con Trastornos del espectro autista (TEA) nos pueden acompañar en esta aventura.

Si piensas que ser diferente es solo una forma más de ser.
Si quieres disfrutar de un ocio de calidad y realizado sin ánimo de lucro; si quieres llevar a tus hijos, a tus alumnos, a tu grupo cultural a disfrutar de diversión y solidaridad, síguenos y verás.
Síntenízate para ser diferente
Sintenízate para aprender y disfrutar.
Sintenízate para que las personas con trastornos del espectro autista sean reconocidas y valoradas por la sociedad.

Da el paso y vente con nosotros.

Carmen Molina Villalba (Gestora Cultural, Presidenta de la Asociación Sinteno, persona con Síndrome de Asperger)